ESPAÑA EN LA UNION EUROPEA Y EN LA O.TA.N.


Desde los años sesenta el gobierno de Franco solicitó la incorporación de España, a la Comunidad Económica Europea, pero la CEE no era un simple acuerdo comercial de supresión de aranceles aduaneros, sino que también incluía la homogeneidad política dentro del sistema democrático. Finalizado el régimen franquista los gobiernos de Suárez y Calvo Sotelo solicitaron el ingreso, pero pronto aparecieron las dificultades; dificultades no ya políticas, sino económicas. El proceso de adhesión de España a la OTAN se planteó al final de la dictadura con el primer gobierno monárquico encabezado por Arias Navarro pero finalizó cuando gobernaba el país Calvo Sotelo. Alguno de los factores que influyeron en la decisión de ingresar España en la OTAN fueron una mayor experiencia de Calvo Sotelo en política exterior, la necesidad de reformular las relaciones bilaterales con EE.UU y el golpe de Estado del Teniente Coronel Tejero el 23 de febrero de 1981.
Introducción- Proceso de adhesión de España en la CEE y la OTAN.

Unión Europea:
Gobierno de Felipe González ----- 1 de enero de 1986
Inconvenientes------condiciones excesivamente duras.
Aprobación de: el Acta Única en 1986 / el Tratado de la Unión Europea en 1991 =
Tratado de Maastrich -------- dos acuerdos importantes:

· El reconocimiento del concepto de solidaridad entre las regiones europeas.
· El establecimiento de un calendario para una unión económica y monetaria.
OTAN:
1981---España es invitada a adherirse a la OTAN (Organización del Tratado Atlántico Norte) Cohesiona y organiza los países aliados en materia política, económica y militar.
El proceso hacia el ingreso fue un camino lleno de obstáculos y trabas.

Año 1980----política del PSOE antiOTAN. Razones:
· Era una organización que no se encontraba al servicio de los occidentales sino de los EEUU.
· La Alianza no tenía en cuenta los intereses españoles en Gibraltar.
· La alianza no asumía la defensa de Ceuta y Melilla.
28 de octubre de 1982------ el PSOE gana las elecciones. Poco a poco Felipe González se desmarca de la oposición inicial de su partido.
1984 ---- Felipe González expone las líneas de su política en relación con la Alianza: la permanencia en la OTAN estaba vinculada al ingreso en la CEE y al la presencia estratégica de España.
12 de marzo de 1986 ---- Referéndum sobre la permanencia -- resultado a favor



Con el primer gobierno de Felipe González y siendo ministro de Asuntos Exteriores Fernando Morán, el 12 de junio de 1985 se firmó el Tratado de Adhesión a las Comunidades Europeas. El 1 de Enero de 1986 nos convertíamos en un país miembro de pleno derecho de la CEE. Aún así esta incorporación tuvo sus inconvenientes. España tuvo que aceptar unas condiciones excesivamente duras: la Comunidad exigió largos períodos transitorios para aquellos sectores españoles más competitivos o para aquellas cuestiones en las que los miembros de la CEE podían verse perjudicados.
Desde su entrada, España ha apoyado todos los pasos dados en el proceso de formación de la identidad común europea como la aprobación del Acta Única en 1986; la CEE se convertía en el Mercado Común eliminándose las fronteras para mercancías, capitales y personas y el Tratado de la Unión Europea en 1991; más conocido como el Tratado de Maastrich.


Sus dos acuerdos más importantes fueron el reconocimiento del concepto de solidaridad entre las regiones europeas para sustituir las grandes diferencias entre ellas, mayores atribuciones al Parlamento europeo y a la ciudadanía de Europa, con lo que se avanzaba no sólo en el aspecto económico, sino también en el político y el establecimiento de un calendario para una unión económica y monetaria, que ha acabado con las monedas nacionales, sustituidas a partir del año 2000 por el euro. La ocasión es considerada como la segunda gran fecha de la política exterior después de la entrada en la CEE.
En 1981 el secretario general de la OTAN dirigía una carta al Gobierno español invitándole a adherirse a la Alianza. El 7 de julio de ese mismo año Javier Ruipérez fue nombrado nuevo embajador de la OTAN y comenzó a preparar las conversaciones preliminares para la integración de España en la OTAN. La OTAN (Organización del Tratado Atlántico Norte) es una organización internacional política y militar creada como resultado de las negociaciones entre los dignatarios del Tratado de Bruselas y cuyo objetivo es organizar Europa ante la amenaza de la Unión Soviética. La OTAN cohesiona y organiza los países aliados en materia política, económica y militar.
El proceso hacia el ingreso de España en la OTAN fue un camino repleto de obstáculos y trabas, quizás premonitorio de lo que acontecería en el futuro con el acceso al gobierno del PSOE. Durante el año 1980 y a consecuencia de los acercamientos del gobierno de UCD a la Alianza, la política del PSOE se transformó claramente en antiOTAN. En febrero, durante el discurso de investidura del presidente Calvo Sotelo, Felipe González como jefe de la oposición rechazó sus argumentos a favor del ingreso en la Alianza, argumentando que se trataba de una organización que no se encontraba al servicio de los intereses occidentales sino de los EE.UU. También argumentaban que la Alianza no tenía en cuenta los intereses españoles en Gibraltar ni asumía la defensa de Ceuta y Melilla en las que España tenía amenazas reales.

Tras la victoria de las elecciones generales del 28 de octubre de 1982, el primer gobierno socialista se encontró que Calvo Sotelo había incorporado a España en la OTAN con la mayoría de la opinión pública y los partidos políticos en contra y sin una definición clara de la aportación española y de los términos de inserción en la OTAN.
Con el tiempo, el presidente Felipe González poco a poco fue desmarcándose de la posición inicial de su partido, llegando incluso a manifestar a la prensa que no era antiOTAN. En 1984, se produjo el definitivo giro atlantista en las manifestaciones de González y del resto de los miembros del Gabinete Socialista. Los días 23 a 25 de octubre se celebró el Debate sobre el Estado de la Nación en el que se puso de manifiesto el cambio de actitud del Gobierno en el tema de la OTAN. Felipe González expuso las líneas maestras de su política en relación con la Alianza: permanencia vinculada al ingreso en la CEE y a la disminución de la presencia estratégica en España. Propuso igualmente la celebración de un debate parlamentario sobre el tema a la consecución de un consenso y la comunicación a la opinión pública de una amplia información que les permitiera decidirse sobre la permanencia de España en la OTAN.
Finalmente, anunció la celebración de un referéndum sobre la cuestión para principios de 1986. El día 12 de marzo se celebró la consulta obteniendose contra todos los pronósticos un resultado a favor. A partir de ese momento, el Gobierno inició un proceso a través del que se fue concentrando el modelo de participación español en la Alianza, que se resume en cumplir las condiciones fijadas por el Gobierno para la adhesión y refrendadas en el referéndum. Ello no fue óbice para que, ocho días después de la consulta, España pasara a formar parte como miembro pleno del Grupo de Planes Nucleares y en mayo suscribiera por primera vez los Comunicados de Comité de Planes de Defensa y del Consejo Atlántico.