TEXTO 2.- INFORME SOBRE... LA LEY AGRARIA DE JOVELLANOS


Cultivar la tierra dista mucho todavía de la perfección a que puede ser tan fácilmente conducida. ¿Qué
nación hay que, para afrenta de su sabiduría y opulencia, y en medio de lo que han adelantado las
artes de lujo y placer, no presente muchos testimonios del atraso de una profesión tan esencial y
necesaria? ¿Qué nación hay que no tenga mucho que mejorar en los instrumentos, mucho que
adelantar en los métodos, mucho que corregir en las labores y operaciones rústicas de su cultivo? En
una palabra, ¿qué nación hay que en la primera de las artes no sea la más atrasada de todas? (…)

(…) Basta Señor, basta ya de luz y convencimiento para que vuestra alteza no declare la
entera disolución de esta hermandad tan prepotente, la abolición de sus exorbitantes privilegios, la
derogación de sus injustas ordenanzas y la supresión de sus juzgados opresivos. Desaparezca para
siempre de la vista de nuestros labradores este concejo de señores y monjes convertidos en pastores y
granjeros y abrigados a la sombra de un magistrado público (…) y restitúyanse de una vez su
subsistencia al ganado estante, su libertad al cultivo, sus derechos a la propiedad, y sus fueros a la
razón y a la justicia