[...] que después dél [Carlos I] no pueda suceder muger
ninguna en el reino; pero que no habiendo hijos, que puedan
suceder hijos e hijas é de nietas siendo nascidos é bautizados
en Castilla; [...) quel Rey no pueda poner Coregidor en ningun
logar, sino que cada ciudad é villa elijan el primero dia del año
tres personas de los hidalgos é otras tres de los labradores, é
questos dos que escojeren sean alcaldes de cevil é criminal
por tres años, [...J que los oficios de la casa Ral se hayan de
dar á personas que sean nascidos é bautizados en Castilla,
[...], quel Rey no pueda sacar ni dar licencia para que se saque
moneda ninguna del reino, ni pasta de oro ni de plata, é que en
Castilla no pueda andar ni valer moneda ninguna de vellon sino
fuere fúndida é marcada en el reino.. [...] Que cada é cuando
alguno hubiere de suceder en el reino, antes que sea rescibido
por Rey, [...] confiese que rescibe el reino con estas
condiciones, [...].

Peticiones de los comuneros en la Junta Santa de Ávila,
1521


IDEAS PRINCIPALES

  1. Los Comuneros exigen al Rey que la supervisión y control de los asuntos de Estado y de los poderes de la Corona estén en manos de las ciudades o de las Cortes por representación
  2. La Santa Junta exige a la Corona que los recursos económicos de Castilla no se gasten en el extranjero sino que se utilicen en el Reino para mejora de sus gentes y territorio
  3. Exigencia de la castellanización de la monarquía frente a la fuerza que tienen los flamencos en los asuntos de Estado. Carlos I nació y vivió en Flandes e impuso al reinar en Castilla a Adriano de Utrecht como principal consejero y gobernante.