LA POLÍTICA EXTERIOR DE LOS BORBONES



RESUMEN

La política exterior de los Borbones del S. XVIII se caracterizó por su francofilia,gracias a las alianzas con francia en los Pactos de Familia (1733, 1743 y 1761) y en los Tratados de San Ildefonso (1796 y 1800), las rupturas de estas alianzas al estallar la Revolución Francesa (1789) y al omenzar la Guerra de Independencia (1808), las derrotas frente al enemigo principal, que era Gran Bretaña y sus aliados, en el Cabo de San Vicente (1797) y Trafalgar (1805) y las paces entre la alianza franco-española y Gran Bretaña en la Paz de París (1763) y en la Paz de Amiens (1802), todo esto fue consecuencia de la intención española de recuperar los territorios perdidos en la Paz de Utrecht (1713), en la que España los perdió para compensar el poder de Felipe V con los otros reyes de Europa.


ESQUEMA

A) FELIPE V (1700-1746)

1. Guerra de Sucesión

2. Consecuencias de la Guerra de Sucesión
1 Tratado de Utrecht

3. Los Pactos de Familia (1733 y 1743)

B) FERNANDO VI (1746-1759)

1. Neutralidad de España en las relaciones Internacionales

C) CARLOS III (1759-1788)

1. Tercer Pacto de Familia (1761) y Paz de París (1763)

2. Intervención en la guerra de Independencia de los Estados Unidos. Paz de Versalles (1783)

D) CARLOS IV (1788-1808)

1. Gobierno de Floridablanca

1.1) Cierre de la frontera con Francia ante la revolución
1.2) Censura de publicaciones francesas
1.3) Difusión de las ideas revolucionarias en España y América

2. Gobierno de Aranda

2.1) Preparativos de guerra contra la Francia revolucionaria

3. Gobierno de Godoy

3.1) Ruptura con Francia tras la ejecución del rey galo
3.2) Alianza con Francia
3.2.1) Tratados de San Ildefonso (1796 y 1800)
3.2.2) Guerra con Gran Bretaña y Portugal. Trafalgar (1805)
3.2.3) Consecuencias de la guerra
- Crisis económica
- Endeudamiento del Estado



DESARROLLO


En el año 1700 se produce la muerte sin descendencia de Carlos II, último monarca de la dinastía de los Austrias en la Península. Si bien había elegido como sucesor a un nieto de Luis XIV de Francia, a la postre Felipe V de Borbón, varias potencias europeas propondrán un candidato opositor: el archiduque Carlos de Habsburgo. Se desata así un conflicto conocido como Guerra de Sucesión (1701-1713/15) por el control de la hegemonía no sólo española, sino internacional. De un lado los Borbones con el apoyo castellano y del otro una Liga Antiborbónica en la que destacan los Habsburgo, Holanda, Gran Bretaña y los reinos peninsulares más orientales entre otros, se enfrentan en una contienda con distintos escenarios. Las hostilidades se debilitarán con el acceso del archiduque al control del Imperio Austriaco en 1711, facilitando la firma de la Paz de Utrecht (1713) que supuso, a nivel internacional, la consolidación de Gran Bretaña como potencia naval y comercial tras su establecimiento en Gibraltar y Menorca y el incremento de su comercio con Indias. Por su parte los Habsburgo arrebatan a España Flandes y las posesiones italianas que aún conservaba. A nivel nacional asistimos a la llegada de una nueva dinastía, los Borbones, con un modelo reformista.

El objetivo fundamental de los Borbones en materia de política exterior fue sin duda la recuperación de los territorios perdidos en Utrecht (1713/15). En líneas generales el gran aliado será Francia y el principal enemigo Gran Bretaña, constatando diferentes avances y retrocesos en función del monarca reinante:

Felipe V: condicionado por las ambiciones de su segunda esposa, que deseaba que el hijo de ambos, el futuro Carlos III, gobernara un reino italiano. Lanzó primeramente una tentativa en solitario encaminada a la invasión de Cerdeña y Sicilia; pero a la vista del fracaso, procedió a intentar celebrar alianzas. Primero buscó un acercamiento sin resultados a los Habsburgo y seguidamente acuerda con Gran Bretaña y Francia la obtención del ducado de Parma para el citado Carlos. Por último suscribe con los Borbones franceses dos Pactos de Familia que conducen, el Primero (1733), al abandono de Parma de Carlos y su proclamación como rey de las Dos Sicilias (Nápoles y Sicilia); el Segundo (1743), a la recuperación del ducado de Parma, en esta ocasión para Felipe, el segundo hijo de Felipe V e Isabel.

-Fernando VI: destacó por el mantenimiento de una política exterior neutral. Bajo su reinado se construyó la flota.

-Carlos III: deshizo el equilibrio anterior emprendiendo dos nuevas guerras contra Gran Bretaña (Guerra de los Siete Años (1756-63);por un lado estaban Prusia, Hannover y Gran Bretaña, junto a sus colonias americanas y su aliado Portugal tiempo más tarde, y por el otro Sajonia, Austria, Francia, Rusia, Suecia y España, que acaba con la Paz de París y en la que se firma un Tercer Pacto de Familia con Francia, y la Guerra de Independencia de las trece colonias británicas en Norteamérica (1775-83), que concluye con la Paz de Versalles y que tiene el doble objetivo de detener el avance británico en América y recuperar Menorca, fin que sí logra, y Gibraltar, plaza en cuya recuperación fracasa.


-Carlos IV: El reinado de Carlos IV coincide con el periodo revolucionario en la vecina Francia, lo que influirá en su política interior y exterior. Al comienzo del reinado, Floridablanca dispuso el llamado "Cordón sanitario" y un duro conjunto de leyes para evitar la difusión de la revolución francesa. Aranda, su sucesor, se enfrentó a Francia en la guerra de los Pirineos, que se saldó con derrota. Fue sustituido por Godoy, favorito de la reina María Luisa. Se declara la guerra a Francia, que ocupa militarmente varias ciudades del norte de España. Se firma la Paz de Basilea y el primer Tratado de San Ildefonso (1796), por el cual se aliaba con Francia contra Inglaterra. Como resultado la armada española es derrotada en el cabo San Vicente, y se pierde Trinidad, al tiempo que los ingleses cortan el comercio americano. Godoy tuvo que negociar la rendición a Inglaterra, y fue alejado del poder por breve plazo.
Saavedra y Jovellanos intentaron poner en orden la Hacienda, dada la grave situación económica, agravada por los gastos de la guerra.
El ascenso al poder de Napoleón supuso la firma del segundo Tratado de San Ildefonso (1800). Godoy reaparece, al mando del ejército en la Guerra de las Dos Naranjas, contra Portugal. Nuevas tensiones marítimas provocaron la derrota de Trafagal (25 de octubre de 1805). Las alianzas de Godoy tuvieron vaivenes, hasta firmar con Napoleón el Tratado de Fointenebleau, por el que se unían para atacar Portugal y dividirlo en varias partes. Como consecuencia, los ejércitos franceses entran en la península y comienzan a apoderarse de las ciudades españolas.