Política exterior de Carlos V: Francia, turcos y protestantes


1.ABSTRACT O RESUMEN



El reinado de Carlos V estuvo marcado por una activa política exterior cuyos ejes fundamentales fueron: la guerra contra Francia dilucidar la hegemonía europea, el enfrentamiento con los príncipes protestantes con el objetivo de hacer vales su título imperial y la guerra contra los turcos por el control del Mediterráneo y limitar sus extensiones.
La primera fase de la política exterior estuvo fuertemente marcada por el enfrentamiento contra Francisco I de Francia, que controlaba el Milanesado, posición clave para que Carlos V pudiera conectar sus posesiones centroeuropeas con sus territorios mediterráneos.
Los turcos suponían un serio peligro para el control del Mediterráneo y para el pacífico desarrollo del comercio en el interior de sus aguas. Carlos V luchó junto a su hermano contra ellos.
En Alemania la causa del protestantismo se desarrollaba con fuerza. El enfrentamiento con los príncipes alemanes convertidos al protestantismo resultó inevitable. Carlos V intentó solucionar el problema inicialmente con el diálogo y después con la fuerzas de las armas.

2. ESQUEMA



Política exterior de Carlos V
1. Francia (Francisco I)
1.1 Razones del enfrentamiento
1.2 Principales momentos del conflicto:
  • 1.2.1 Primera Guerra
  • 1.2.2 Segunda Guerra
  • 1.2.3 Tercera Guerra
  • 1.2.4 Cuarta Guerra
2. Turcos
2.1 Razones del enfrentamiento
2.2 Conflicto:
  • 2.2.1 Defensa de la Viena Imperial (1532) (Solimán el Magnífico)
  • 2.2.2 Toma de La Goleta y Túnez (1535) (Barbaroja)
  • 2.2.3 Batalla de Lepanto (1571): aniquilación total
3. Protestantes
3.1 Debate ideológico. Dictas de Worms y Spira
3.2 División católicos-protestantes: ligas
3.3 Luchas y enfrentamientos:
  • 3.3.1 Triunfo en Mülhlberg (1546) (Liga de Esmacalda)
  • 3.3.2 Concilio de Trento
3.4 Paz religiosa de Ausburgo (1555): reconocimiento del protestantismo germánico.


3.DESARROLLO DEL TEMA


1.FRANCIA
    1. Razones del enfrentamiento: Las rivalidades personales entre Carlos V y Francisco I se hicieron visibles desde el momento mismo de la pugna de los dos candidatos por el título imperial. Además, en aquel momento Francia se encontraba en pleno proceso de construcción de su conciencia nacional, lo cual parecía incompatible con la existencia de liderazgos europeos supranacionales, mucho más molestos en cuanto que todo el reino de Francia estaba prácticamente rodeado por territorios de los Habsburgo. Además, ambos soberanos se disputaban el control del Mediterráneo occidental.
1.2 Principales momentos del conflicto: Sostuvo cuatro guerras con Francisco I de Francia, que también aspiraba a la corona imperial.
1.2.1 En la primera guerra (1521-1526), Francia, se apoderó del Milanesado y ayudó a Enrique II a recuperar el Reino de Navarra, pero el monarca francés fue derrotado y hecho prisionero en Pavía. Francisco fue llevado a Madrid en donde firmó el Tratado de Madrid (1526), por el cual no volvería a ocupar ni el Milanesado ni Navarra (pacto que incumplió meses después) y entregaría Borgoña a Carlos, además de renunciar a Flandes e Italia.
1.2.2 Segunda guerra (1526-1529), las tropas imperiales asaltaron y saquearon Roma (Saco de Roma), obligando al papa Clemente VII, aliado de Francisco I - mediante la Liga del Cognac-, a refugiarse en el castillo de Sant´Angelo. Mediante la Paz de Cambrai, España renunció a Borgoña a cambio de que Francisco I renunciara a Italia, Flandes y el Artois, además de entregar la ciudad de Tournay. Coronado por el Papa como emperador del Sacro Imperio Romano (1530), Carlos I continuó sus luchas contra Francia.
1.2.3 La tercera guerra (1535-1538) se produjo por la invasión francesa al ducado de Milán. Se firmó la tregua de Niza en la que España perdió el reino de Saboya.
1.2.4 La cuarta guerra (1542-1544) concluyó debido a la reanudación del conflicto con los protestantes en Alemania. Concluyó con la Paz de Crépy, debida al agotamiento de los dos monarcas, mediante la cual España perdió territorios del sur de Francia - como Verdún, etc...- y próximos a Flandes; una vez más Francia renunciaba a Italia y Países Bajos, entrando Milán en la política matrimonial mediante un previsible enlace hispano-francés.

2.TURCOS
2.1 Razones del enfrentamiento: los turcos suponía un serio peligro para el control del Mediterráneo y para el pacífico desarrollo del comercio en el interior de sus aguas.
2.2 Conflicto: tras la pérdida de Belgrado y Budapest, Carlos V junto a su hermano Fernando defendió en 1535 la Viena Imperial del ataque de Solimán el Magnífico. Las tropas de Carlos V tomaron en 1535 las plazas de La Goleta y Túnez a Barbarroja, pese al apoyo de los turcos y su alianza secreta con Francisco I de Francia, aunque el pirata pudo refugiarse en Argel. A pesar de todo, el poderío naval de los turcos no sería totalmente aniquilado hasta la batalla de Lepanto (1571).

3.PROTESTANTES
3.1 Debate ideológico. Dictas de Worms Y Spira: Como Soberano, después de la imposición de la Corona Imperial por mano del pontífice (1530), Carlos se siente obligado a dedicarse completamente a la solución de los problemas que el luteranismo había creado en Europa y en Alemania en particular, con el fin de salvaguardar la unidad de la fe cristiana.
En el mismo año 1530 convocó la Dieta de Augsburgo, en la cual se confrontaron los luteranos y los católicos a través de varios documentos. Carlos confirmó el Edicto de Worms de 1521, es decir la excomunión para los luteranos, amenazando la reconstitución de la propiedad eclesiástica. Como respuesta, los luteranos, representados por las llamadas "órdenes reformadas", actuaron dando vida a la Liga Esmalcalda (1531). Tal coalición, dotada de un ejército y de una caja común, fue llamada también la "liga de los protestantes".
Es claro que los seguidores de la doctrina de Lutero asumieron la denominación "protestantes" en cuanto ellos, reunidos en "órdenes reformadas", en el curso de la segunda Dieta de Spira de 1529, protestaron contra la decisión del Emperador de restablecer el Edicto de Worms: Edicto que había sido suspendido en la precedente Dieta de Spira (1526).
3.2 División católicos-protestantes: ligas
La ruptura en Spira da lugar a que ambos grupos se coaliguen en dos grandes bandos: la Liga Católica, dirigida por el Emperador y con fuertes apoyos en Austria y la Dieta de Smalcalda, dirigida por el principe elector de Sajonia.
3.3 Luchas y enfrentamientos: Carlos V intentó solucionar el problema por fuerzas de las armas, logrando inicialmente un gran triunfo en Mülberg (1546) sobre la Liga de Esmacalda. Este hecho coincide con el Concilio de Trento, cuyo objetivo era dar cumplida la réplica a los protestantes mediante un reforzamiento del catolicismo. Carlos V se presentaba entonces como el protector político del Concilio y el abanderado de la Contrarreforma católica frente a la causa protestante.
3.4 Paz religiosa de Augsburgo: a pesar de las victorias, la división religiosa era imparable. El Emperador acepta firmar la Paz de Ausburgo, en 1555, por medio del cual se reconocía el inalienable derecho de los alemanes de adherirse a la confesión católica o al luteranismo. Dando fin, aunque sea de manera temporal, al largo conflicto surgido por la Reforma.