La intervención extranjera en el conflicto

Ø Breve resumen.

La desigual ayuda exterior recibida por ambos bandos fue uno de los factores que explica la victoria de los sublevados.
El bando sublevado recibió desde un primer momento una decidida ayuda de Hitler y Mussolini, también recibió la colaboración de Portugal, prueba de ello son el éxito en batallas como la de Guernica, etc.
El bando republicano recibió escasa ayuda de Francia en los inicios de la guerra, más tarde recibiría ayuda soviética también escasa y la llegada de brigadas internacionales.
El Comité de No Intervención jugó un papel importante en el conflicto.

Ø Esquema.

· Ejército sublevado:
-Ayuda por parte de Hitler.
-Ayuda por parte de Mussolini.
-Colaboración de Portugal.

· Acciones bélicas de los ejércitos extranjeros:
-En Guernica.
-En Cabra (Córdoba).
-Batalla del Jarama.
-Batalla de Brunete.

· Republicanos:
-Escasa ayuda francesa.
-Escasa ayuda soviética.
-Ayuda de brigadas internacionales.

· El Comité de No Intervención.

Tema

La intervención extranjera en el conflicto

El hecho de que la guerra civil española fuese precisamente eso, una guerra, y no una crisis interna provocada por un pronun­ciamiento militar con pocas probabilidades de éxito, se debió a la actitud de las principales potencias europeas, que con su apoyo sistemático unas (Alemania e Italia por un lado, la URSS por el otro) y con su pasividad otras (Gran Bretaña y Francia), favorecieron y alimentaron un conflicto que por sí mismo habría tenido muy pocas posibilidades de acabar en una larga y sangrienta guerra, preludio de la segunda Guerra Mundial.
La desigual ayuda exterior recibida por ambos bandos fue uno de los factores que explican la victoria de los nacionales.

Sublevados:

Ayuda por parte de Hitler

Ayudó a Franco enviando a España la Legión Cóndor, y miles de técnicos y asesores militares.
Aprovechó la guerra para probar sus nuevos modelos de armas y tácticas. En España se probaron sus nuevos cazas y bombarderos para que cogieran experiencia en la guerra.

Estrenó en España sus tácticas de bombardeo sobre ciudades. El mas famoso fue el bombardeo de Guernica.
La Legión hizo su último desfile oficial en España el 22 de mayo de 1939.
Desde su llegada a España en julio de 1936 habían reivindicado la destrucción de 386 aviones enemigos (313 de ellos en combate aéreo), con la pérdida de 232 de los suyos (de los cuales sólo 72 fueron destruidos por la acción enemiga). Además, los aviones de la Legión Cóndor habían lanzado unas 21.000 toneladas de bombas, contribuyendo en no escasa medida a la victoria final de las tropas franquistas. 226 miembros de la Legión perdieron la vida en España.

Ayuda por parte de Mussolini

Envió a España al Corpo Truppe Volontarie y la Aviación Legionaria.
Ayudó al bloqueo del armamento enviado desde la URSS a España con acciones puntuales de su propia Armada.
Aportó cuatro «submarinos legionarios» a la flota de Franco y le vendió cuatro destructores y dos submarinos. La ayuda italiana fue, en palabras de R. Serrano Suñer, la ayuda más «grande, delicada y desinteresada», pues es de mencionar que Italia tenía en España tres divisiones completas y que, mientras
Alemaniacobraba inmediatamente la ayuda material, Italia ofrecía la ayuda prácticamente gratuita. Además, Italia colaboró con cerca de 300 aviones a la causa rebelde.

Colaboración de Portugal

La colaboración de Portugal, aunque no fue decisiva en el terreno militar, permitió el libre paso de armas para el ejército de Franco por territorio luso.

Acciones bélicas de los ejércitos extranjeros:

Guernica

En esta localidad vasca se produjo el bombardeo más famoso de la guerra civil (26 de abril de 1937). La legión Cóndor del ejército aleman inició el ataque a las 4.30 de la tarde. Aunque posteriormente se dijo que el objetivo de la operación era la simple voladura de un puente, el hecho real es que tanto el puente como una fábrica de armas, situada en las afueras de la población, resultaron intactos, siendo muy improbable que las bombas lanzadas a 3.600 metros de altura impactaran en un puente de 15 metros y habida cuenta de que los aviones cargaban además bombas incendiarias. Sin embargo, el ataque fue devastador: los bombarderos lanzaron una gran cantidad de bombas, y más de tres mil proyectiles incendiarios de aluminio sobre el casco urbano de la ciudad. Los cazas, entretanto, disparaban en vuelo rasante a las tropas que huían del lugar.
La destrucción fue tan grande que provocó un intenso humo, por lo que los últimos bombarderos, al no poder ver los objetivos, descargaron las bombas a ciegas. A las 7.30 de la tarde terminó el ataque, no pudiéndose apagar totalmente el incendio hasta el día siguiente.
No se conoce exactamente cual fue el numero total de muertos, algunos expertos lo sitúan sobre unos 1000 muertos pero esta cifra no es segura, pueden ser menos o incluso más víctimas.

Cabra (Córdoba)

El bombardeo de Cabra (7 de noviembre de 1938) fue un ataque aéreo realizado por la Aviación republicana sobre esta localidad cordobesa, en poder de
los sublevados. El bombardeo se saldó con 107 muertos y más de 200 heridos, siendo muy aprovechado por la propaganda de los sublevados. Ya que Cabra no era objetivo militar, se situaba a bastante distancia de las líneas del frente y el bombardeo fue completamente inútil, se cree que se debió a información de inteligencia errónea, que indicaba el paso por la localidad de una unidad italiana.

Batalla del Jarama

La Batalla del Jarama se desarrolló entre el 6 y el 27 de febrero de 1937.
La ofensiva la inició ejército sublevado con la intención de cortar las comunicaciones de Madrid con ayuda de unos 19.000 hombres de infantería y dos batallones con ametralladoras pesadas y de carros de combate alemanes, integrados en el Batallón de Carros de Combate y no en la Legión Cóndor.
El diseño de la operación inicial era una acción de gran envergadura por el este de Madrid que incluía la toma de
Arganda del Rey cortando las comunicaciones hacia Valencia y subir hasta Alcalá de Henares para alcanzar la carretera de Barcelona.
La batalla toma el nombre de las primeras operaciones con la conquista en poco más de cuatro días de la zona del río
Jarama. Las unidades republicanas, dispersas en el inicio de las ofensiva, se agruparon al mando del general José Miaja el día 15 de febrero, conformando en total cuatro Divisiones o Agrupaciones que consiguen evitar el avance hacia Arganda. El ejército republicano contó entre los combatientes con las Brigadas Internacionales, cuarenta cazas rusos, etc. Estos apoyos sorprendieron al ejército franquista y contribuyeron a victoria republicana que no solo retrasó los planes rebeldes de cercar Madrid, sino que hizo lo mismo con el final de la guerra.

Batalla de Brunete

Se conoce como Batalla de Brunete al conjunto de operaciones desarrolladas, desde el 6 hasta el 25 de julio de 1937, en esta población y otras aledañas del oeste de Madrid durante la Guerra Civil Española. Esta ofensiva lanzada por el Ejército Republicano que contaba con el apoyo de brigadas internacionales y la 35ª División, mandada por el polaco Karol Swierczewski que se hacía llamar "General Walter", con las brigadas 32, 108 y XI (internacional) con el objetivo de disminuir la presión ejercida por las fuerzas sublevadas sobre Madrid y al mismo tiempo aliviar la situación en el frente Norte.
En resumen, toda la operación se saldó con la muerte de alrededor de 20.000 soldados republicanos y de 17.000 franquistas.
Se produjo, asimismo, un mínimo avance de la línea del frente (unos 2 km) a favor de la república, avance, por otra parte, totalmente inútil.

En cuanto al cumplimiento de los objetivos señalados, no se consiguió ninguno, pues el cerco de Madrid permaneció en la misma situación y la ofensiva sobre Cantabria sólo se retrasó un mes.

Republicanos:

Escasa ayuda francesa

Francia facilitó a la República al principio de la guerra aviones y pilotos, por los que cobró unos 150 millones de dólares.

Escasa ayuda Soviética

La Unión Soviética vendió a la República una cantidad indeterminada de armas, vehículos y material. La República presuntamente pagó estos y otro envíos con las reservas de oro del Banco de España.
Los soviéticos también enviaron muchos asesores militares, los cuales participaron activamente, incluso en los combates. Tanto el bando nacional como los propios republicanos criticaron la salida de reservas de oro, realizada en secreto.

Ayuda de brigadas internacionales

El Comintern organizó y dirigió a través del NKVD una tropa de voluntarios para que fueran a luchar en favor de la República, las popularmente conocidas como Brigadas Internacionales. Los voluntarios americanos formaron el Batallón Lincoln y los canadienses el Batallón Mackenzie-Papineau (los Mac-Paps). También hubo un pequeño grupo de pilotos estadounidenses que formaron el Escuadrón Yankee liderado por Bert Acosta.
Lucharon alrededor de 40.000 brigadistas y otros 20.000 sirvieron en unidades médicas o auxiliares y tuvieron una actuación importante en la defensa de Madrid y en las batallas del Jarama y Teruel. El
23 de septiembre de 1938 se ordenó su retirada total, con el fin de modificar la posición de no-intervención mantenida por el Reino Unido y Francia.

El Comité de No Intervención

Comité creado por iniciativa francesa, bajo fuerte presión diplomática del gobierno británico, cuyo objetivo fue evitar la intervención extranjera en la guerra civil española. El 8 de agosto de 1936, Italia y Alemania se adhirieron al pacto.
De ahí en adelante, hasta 27 países europeos, incluyendo la URSS, se adhirieron al pacto.
La política de no intervención fue una gran farsa diplomática. Mientras las potencias democráticas, Gran Bretaña y Francia, se abstuvieron de intervenir en la guerra civil, Alemania e Italia apoyaron de manera sistemática y decisiva a la España de Franco. Así mismo, la Unión Soviética envió ayuda a la España republicana, no respetando los compromisos de no intervención.



Juan Pablo Miguel Villanueva