La Guerra Civil en Extremadura

Introducción

Extremadura era una región agrícola donde la gran propiedad dominaba las actividades económicas los terratenientes controlaban la actividad política bajo la dictadura y la monarquía. Las reformas republicanas animaron la conflictividad social y favorecieron a las clases trabajadoras. La sublevación militar triunfó en Cáceres pero no en toda


Índice


1) Alzamiento militar

1.1-En Cáceres
-oposición y apoyos al levantamiento
-toma de capital y provincia por sublevados
1.2-En Badajoz
-oposición y apoyos al levantamiento
-no ocupación completa de Badajoz
·sublevados consiguen zona de Villanueva de la Serena

2) Columnas y Avance de sublevados

2.1-Ocupación de Extremadura
-Primera etapa: ocupación del valle del Guadiana
-Segunda etapa: ocupación del valle del Tajo

3) Frente extremeño 1936-1939

3.1-extensión del frente
-extensión republicana
-extensión nacional (sublevados)
3.2-Importancia estratégica de la región
-plan de ocupación republicano
- toma de zonas en poder republicano

Tema

El levantamiento de los sublevados contó con apoyos desiguales en las dos provincias.
En Cáceres, la oposición al levantamiento estaba compuesta por los componentes del Frente Popular, obreros y campesinos, mal armados.
Los que apoyaban a los sublevados eran el regimiento Argel 27, la guardia Civil y los falangistas a los que más tarde se unió el ejercito del norte de África (regular y legionarios).
El 17 de julio, los seguidores del Frente popular pidieron armas al Gobernador Civil (Canales), que se negó a entregarlas siguiendo las instrucciones del Gobierno. El 19 de julio los apoyos a la sublevación se levantaron tras recibir órdenes de Valladolid. El movimiento en la capital fue comenzado por el regimiento Argel 27 en conexión con la guardia Civil y la Falange. Se declaro el estado de guerra para toda la provincia. Al terminar el día la ciudad estaba bajo control de los sublevados.
Una vez finalizada la ocupación de la capital comienza a controlarse la provincia. apenas encontraron oposición organizada. la única excepción fue la zona del Campo Arañuelo y los Ibores. En esta zona, la oposición de las organizaciones obreras al levantamiento provoco enfrentamientos con los rebeldes que no fueron aplacados hasta la llegada desde África de las tropas de Yagüe, en agosto.
En Badajoz, la oposición estaba compuesta por las fuerzas armadas, carabineros, fuerzas de asalto, obreros y campesinos.
El apoyo al levantamiento fue la Falange, la Guardia Civil 1ª División Orgánica y tropas del ejército de África.
El golpe fue dirigido por un enviado del general Mola que movilizó un grupo de militares, a la Falange y a la Guardia Civil.
El 19 de julio se entregaron armas a la población, sacadas de los cuarteles. Esto provocó que el levantamiento tuviese que ser adelantado un día, estaba preparado para el día 20. Este aspecto influyó en el fracaso golpista, al quedar todas las fuerzas bajo mando gubernamental. Posteriormente fue enviado hacia Madrid un batallón para participar en la defensa de la capital. En cuanto a la provincia, los rebeldes se hicieron únicamente con la zona de Villanueva de la Serena. El resto de la provincia permaneció bajo el mando de la República, gracias al apoyo popular. Los sublevados no pudieron contar con el apoyo de la guardia civil porque no pudo levantarse.

El avance de los sublevados
Una vez en la península, el ejército sublevado se lanzó a la ocupación de Extremadura porque permitiría unir Andalucía con Castilla y León, las dos zonas en su poder, y, así, avanzar sobre la capital. La ocupación se llevo a cabo en dos etapas consecutivas.
Primera etapa. El avance de las tropas nacionales desde Andalucía comienza en el mes de agosto. Franco envía fuerzas del Tercio y de la Legión; toman Llerena, Fuente de Cantos y Monesterio, el 5 de agosto; Zafra y Los Santos de Maimona, el día 6; a continuación, Jerez, Almendralejo; y el día 11 ocupan Mérida, que supuso la primera resistencia organizada que encontró el general Yagüe. Las fuerzas de Regulares reciben ayuda del Regimiento Argel, proveniente de la capital cacereña. Mérida constituía un importante eje de comunicaciones entre Extremadura y la capital del Estado, que quedó roto desde ese momento. Badajoz cae el día 14.En esta ciudad se produce una fuerte represión por parte de los nacionalistas, liderados por el general Yagüe, contra los republicanos, en la que hubo entre 1.800-4.000 muertos, uno de los sucesos más sangrientos de la Guerra Civil.
Segunda etapa. Los sublevados avanzan sobre Trujillo y sobre Navalmoral de la Mata, donde establecen contacto con los rebeldes de Ávila a través de Arenas de San Pedro. Desde este momento en Extremadura, se comienza la guerra de frentes; sin embargo la mayoría de la región está en manos de los rebeldes. Franco instala provisionalmente su Cuartel General en Cáceres (Palacio de los Golfines de Arriba).La ocupación de la mayoría de Extremadura se produjo en aproximadamente un mes.
El Frente Extremeño 1936-1939
El frente en zona republicana, se extendía desde Alía hasta Villanueva y desde Don Benito en el sur, hasta Higuera.
El frente en zona nacional, desde Guadalupe, Madrigalejo, Medellín, Guareña, Hornachos y Campillo.
Para los republicanos la zona tenía una gran importancia estratégica, ya que si conseguían recuperar Mérida y Badajoz, volverían a dividir la zona nacional en dos.
Por ello, el ejército republicano, elaboró un plan para aislar Andalucía del resto de la zona nacional mediante la ocupación del Extremadura. Las disensiones dentro de la zona republicana, unido a la caída del gobierno de Largo Caballero, hicieron que no se llevara a cabo. El frente extremeño vivió un periodo de relativa calma, hasta el verano de 1938. En junio los sublevados lanzaron un ataque al frente extremeño con el fin de acabar con la resistencia republicana en La Serena, debido a que era peligroso mantener el frente por el posible contraataque republicano.
Con la caída de Cataluña y la creación del Consejo de Defensa del Coronel Casado, el ejército republicano abandona los frentes mientras los nacionales ocupan las zonas de Extremadura aún en poder republicano.

Nicolás .R. Molina Bruno